Saltar al contenido
Crisol Life

REFLEXIONES SOBRE LA VIDA DIARIA

2015-09-02
woman draw a light bulb in white board

«La Mente crea el puente, pero es el Corazón quien lo cruza»

La vida es un enigma que se resuelve por sí solo. No hace falta buscar demasiado, está ahí, sin más, frente a nosotros. En el trayecto de nuestros anhelos y deseos siempre ocurre algo que nos hace ver lo que no observábamos. Y no era tan complicado, sólo había que estar presente en el ahora, lejos de nuestras cavilaciones internas que hacen desviar la atención de lo que late frente a nosotros: la presencia reveladora del enigma, el fugaz encuentro con la esencia del problema, con la mágica clave.
 
Sólo hay que estar atento, un segundo de íntimo silencio, para que la vida, una vez más, nos haga comprender que este juego de misterios y de obstáculos se resuelve cuando estamos verdaderamente presentes y dispuestos a vivir el enigma, con la atención parcial de un testigo que como un reflejo en el agua, siempre es fiel a devolver la imagen de quien le observa.
 
(José Manuel Martínez Sánchez)
 
Cuando éramos niños y queríamos aprender a montar bicicleta o correr con patines, cada vez que nos caíamos nos levantábamos y continuábamos intentándolo hasta adquirir la habilidad que nos habíamos propuesto aprender.  Ahora de adultos tal vez hemos olvidado un poco como se siente ser niños y prestamos demasiada atención a los resultados, y lo que pudieran pensar los demás sobre nosotros. 
 
La tendencia ahora es a abandonarlo todo si sentimos que no obtenemos el máximo beneficio, o los cambios deseados a la primera. Si nos permitimos aprender, cambiar y crecer, (a pesar de las caídas), por medio de las experiencias que se presentan en nuestras vidas, entonces podremos tomar la iniciativa y asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan, decidiendo en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer. 
 
Sin miedo a los cambios, disfrutando el camino y sintiéndonos felices por cada paso conseguido, podremos manifestar toda nuestra capacidad para obtener el mayor nivel de bienestar posible.
 
(Anónimo)
 
 
No sabemos cómo perdonar, no sabemos cómo ser sinceros, no sabemos como dejar de juzgar, no sabemos como Amar incondicionalmente. 
 
Estamos esperando técnicas, secretos y ejemplos, pero solo existe la Voluntad, tu propia Voluntad para forjar hábitos nuevos y eliminar aquellos que te están haciendo daño, que te dejan estancado, que no te dejan evolucionar. 
 
La Voluntad y las ganas de que todo sea diferente, con mas Armonía. 
 
La Intención es un sentimiento que procede del Corazón. 
 
La intención junto a la Voluntad de crear una forma de vida nueva crea el cambio. 
 
Tu eres el cambio, en ti está el cambio para que todo a tu alrededor cambie. 
 
Yo cambio cuando tu cambias, porque veo en ti un ejemplo y me gusta lo que estoy viendo, deseo sentirme igual de bien que tú, voy a tomar acción y voy a poner en marcha mi voluntad para que seamos dos personas forjando ese cambio tan anhelado y a nuestro alrededor iremos ampliando esa energía de Armonía y Serenidad proyectando en los demás nuestro propio ejemplo.
 
(Anónimo)
 
Me he liberado del deseo y del apego a conseguir cualquier resultado. Sé que todo es efímero, que todo es transitorio, que todo tiene fijada su duración en este mundo. Sé que cuando termine algo, empezará otra cosa, y así sucesivamente.
 
(Enric Corbera)
 
Reserva un tiempo cada día para estar en silencio, reflexionar, meditar, para acallar el diálogo interno.  Durante esos momentos, conecta con tu fuente de conciencia pura. Presta atención a tu vida interior de manera que puedas ser guiado por tu intuición y trascender las limitaciones y confusiones de los estímulos externos.
 
El auto-descubrimiento es lo más dulce que existe. Nos enseña que somos totalmente responsables de nosotros mismos y ahí es donde encontramos nuestra libertad. En lugar de centrarte en el descubrimiento de los demás, puedes centrarte en tu propio descubrimiento. En lugar de mirar hacia los demás para realizarte, puedes lograrlo mirándote a tí mismo.
 
( Byron Katie )
 
Sé que este es un camino de deshacer, de desaprender, no es un camino de aprender. Sé que cada uno de nosotros pertenece a este Todo y que no hay que hacer nada especial, simplemente saber que esto es así, sentirlo, vivirlo, amarlo, hacerlo, experimentarlo.
 
(Enric Corbera)
 
 
Cada vez que me miro al espejo me miro profundamente a los ojos, me desafío con la mirada, me introduzco en lo que hay más allá de la mera visión de mi mismo. La primera vez que lo hice, pensé que no valía la pena. La segunda, un brillo nuevo nació, o tal vez, me daba cuenta por primera vez. La tercera vez aprendí que no es lo mismo mirar, que ver, que observar, que contemplar o que atestiguar, cada uno me colocaba en un lugar diferente pero, no de «visión», sino de sensaciones. 
 
Ahí aprendí que las cosas no son lo que parecer y que todo, absolutamente todo, depende de cómo nosotros queremos y decidimos mirar, dónde queremos posicionarnos, si como jueces de la vida u observadores conscientes.
 
(Héctor Ibáñez)
 
 
Cuando nos concentramos en el Amor y la gratitud, generamos un campo energético, con el que atraemos personas o circunstancias que nos darán más Amor y gratitud. Pero si nos concentramos en los miedos, generamos un campo energético con el que atraemos personas y circunstancias que nos generen mas miedo.
 
Esto último nos hará pasar por un número ilimitado de oportunidades para aprender a Amar. Cada vez que logramos afrontar el miedo y aprendemos lo que nos está enseñando, nos damos la oportunidad de crecer hasta un nuevo grado de entendimiento.
 
Cuando equilibramos nuestras percepciones de lo bueno y lo malo que rodea al miedo logramos una comprensión mas profunda que nos saca del miedo y nos hace entrar en un estado de Amor incondicional mas esclarecido. 
 
(John Demartini)
 
La paz no se compra, ni se vende. Tampoco es producto del azar. Es un equilibrado estado de consciencia del que todos podemos disfrutar si nos damos el permiso interno de jugar, porque es jugando a descubrir las enseñanzas ocultas como, sonriendo, aprendemos a transmutar el miedo, la indiferencia y dolor, en mágicas oportunidades para que la luz del amor se exprese. Este es el poder de la oración, que hoy abraza tu corazón para que sigas siendo paz en el caos. 
 
 
(Por Julio Andrés Pagano)