Saltar al contenido
Crisol Life

Cómo tus pensamientos deciden tu vida

2020-09-13
man in white shirt and black pants sitting on rock near lake

¿Piensas lo que decides o decides lo que piensas?

 

«Huir fervientemente de la muerte es la forma más rápida de acercarse a ella, porque aunque la muerte no esté todavía, tus pensamientos te la traen cada día»

El Mindfulness ya nos ha enseñado que nuestra mente tiene un músculo llamado Atención. La atención es como una extensión de la mente, como la mano de nuestro brazo que nos sirve para tomar contacto con nuestro entorno. 

Con todo ello es importante tener en cuenta que nuestra capacidad mental es muy poderosa, hasta tal punto que químicamente reacciona igual a un estímulo real como imaginado.

Con los ensayos clínicos se ha probado la fiabilidad del efecto placebo y nocebo, en este caso, colocaron tres grupos de personas. 

* El primer grupo tenía que ir al gimnasio durante 1 mes con una rutina. 

* El segundo grupo tenían que dedicarle 15 minutos al día a imaginarse a sí mismos que hacían la rutina. 

* Y el tercer grupo era el de control, este no haría ejercicio.

Los resultados fueron sorprendentes. El grupo que fue al gimnasio aumentó su musculatura entre en un 9% y un 15% y el grupo que se lo imaginó aumentó su musculatura entre un 7% y un 13%.                 

(Libro de Joe Dispenza. «Sobrenatural», Edición 2019)

Podemos concluir que nuestros pensamientos son una realidad en sí misma. 

Si lo ponemos sobre la mesa y reflexionamos: 

Si Yo miro mi cuenta bancaria y veo dinero aquí y ahora, pero pienso que no voy a tener, que van a venir gastos y me quedaré sin dinero, mi cuerpo va a reaccionar como si realmente Ahora no tuviera dinero, sentiré el mismo estrés y sin darme cuenta, daré pasos inconscientes hacia esa realidad, porque es la que no paro de pensar.

Puede parecer paradójico, pero tengamos presente el 90% de los problemas que tenemos no son los conflictos que vivimos, sino los conflictos que tenemos con nuestros conflictos, es decir, como nuestra forma de pensar condiciona nuestra forma de vivirlo.

Es un trabajo de presencia constante, de llevar una y otra vez tu conciencia a este momento. 

* Si tu pareja está aquí y ahora contigo, para qué piensas que te va a dejar? 

* Tus padres están vivos ahora, para qué piensas que se van a morir? Si tienes trabajo ahora, para qué piensas que se va a terminar? 

* Si ahora estás sano, para qué piensas que vas a enfermar?

Además, vivir llevando una y otra vez nuestra mente al tiempo presente tiene otro beneficio. Cuando nuestra mente se perturba con los miedos, si luego llega a ocurrir esa realidad (me quedo sin dinero, me deja la pareja, etc) no conseguiremos reaccionar de forma óptima a nuestra experiencia, porque estaremos condicionados por nuestro miedo. 

Es como si el miedo te dijera: «te lo dije».

Ahora bien, si ocurre, pero tenemos la mente en el momento presente, vacía de expectativas o temores futuros, veremos posibilidades que no veríamos en ese momento. 

Por ejemplo: a un chico lo echaron de un supermercado donde trabajaba, se quedó en el paro y tuvo un proceso depresivo. Frente a ello el psicólogo le preguntó cuál era su sueño, que era lo que realmente siempre había querido hacer. 

El chico dijo que quería ser fotógrafo, pero nunca había tenido tiempo para hacerlo. El chico se apuntó a un curso y lo contrataron en una empresa, lo que le llevó a cumplir su sueño y ver la pérdida de empleo como la gran oportunidad para hacer lo que realmente le gustaba.

Al final nuestra mente nos potencia o nos limita, pero nosotros somos los dueños y tenemos el poder de decidir qué hacemos con lo que nos pasa en la vida.

 

Héctor Ibáñez
Psicoterapeuta

crisol_life@hotmail.com

Recomendamos:

Visita más libros recomendados: