Saltar al contenido
Crisol Life

Qué pasa cuando nos creemos nuestro diálogo interno

2020-09-18
 

El diálogo Interno

Hemos desarrollado nuestra capacidad mental en base a una serie de creencias, paradigmas y patrones que nos marcan la manera en la que tenemos que reaccionar a los acontecimientos. 

Una persona que no se cuestiona o no desarrolla su capacidad consciente, no piensa, sino que es pensado por esta programación inconsciente.

La falta de conciencia nos lleva a actuar siempre de la misma forma, lo que nos lleva inexorablemente a las mismas historias. 

El problema está en pensar que el motivo por el que se nos repiten las historias está fuera y es ajeno a nosotros. Aquí es donde nos sometemos a seguir viviendo de la misma manera, porque esta forma de pensar nos coloca en una rol victimista, vulnerable e incapaz de actuar. 

Sin embargo, pensar: ¿qué estoy haciendo yo para alimentar esto que está pasando? Desde aquí tenemos el poder y cierto control sobre nuestra forma de reaccionar a lo que nos pasa.

Aunque parece fácil, es un reto, ya que requiere de un cuestionamiento íntegro hacia nosotros mismos y, lo más importante, dejar a un lado las explicaciones y justificaciones, desnudarnos emocionalmente frente a la vida.

Cuando ponemos explicación a lo que nos pasa estamos haciendo que esa percepción sea una realidad. 

Toda experiencia tiene infinitas interpretaciones, pero depende de nosotros elegir con cuál nos quedamos. 

La programación inconsciente nos lleva a ver las experiencias con las mismas gafas y así, no podemos ver otras formas de actuar.

Un ejemplo puede ser cuando te preguntan: ¿te gusta tu trabajo?, en vez de decir sí o no, explicamos: «a ver, el trabajo me da el dinero que necesito, pero me gustaría no tener que trabajar tanto, pero eso no significa que no esté cómodo, el trabajo me gusta, pero me gustaría algo mejor». 

Si observamos, hay contradicciones en la respuesta que no nos deja claro lo que quiere la persona y mucho menos, lo que ella misma quiere para su vida.

Otro ejemplo: ¿qué te pasa con tu pareja?; «yo a mi pareja la quiero, no quiero perderle, pero algunas veces es muy inmaduro y parece que no le importa nuestra relación. Yo creo que debería pedir ayuda para que podamos estar bien» Aquí exponemos primero nuestra justificación antes que nuestro problema, lo que hace que no salgamos de él.

Mientras nuestra explicaciones y justificaciones estén por delante de nuestros problemas, la explicación será nuestra realidad autoimpuesta y nuestro problema, luchará por salir a la luz cada cierto tiempo. 

Básicamente, porque el problema te genera un estrés biológico que tu cuerpo necesita solucionar mientras que la explicación, es un calmante de autoengaño que alivia durante unas horas, pero luego se pasa el efecto.

Si te sientes mal, no lo justifiques, abrázalo y siente la emoción, pero no te la expliques. Deja que la propia experiencia te muestre la solución, sino seguirás viviendo atrapado en la historia que te cuentas.

«Mantente aquietado y tranquilo. Espera que la niebla se disipe, que la tierra se seque y el agua se calme, entonces el camino se verá claro» – Lao Tse

Héctor Ibáñez
Psicoterapeuta

crisol_life@hotmail.com

Recomendamos:

Visita todos los libres recomendados: