Saltar al contenido
Crisol Life

¿Querrías saber la hora exacta de tu muerte?

2020-09-15

La certeza de la incertidumbre

Si y no generan la misma sensación de angustia y miedo. La certeza de lo inevitable y la incertidumbre de lo que no podemos controlar presiona nuestro pecho de igual forma.

Vivimos ejerciendo un cierto control sobre nuestras vidas para darnos sensación de certeza, pero que, en realidad, nos agobia. Porque tenemos miedo a perder esa seguridad, aunque una parte nuestra sabe que no la tenemos.

El problema con la certeza es que borra directamente la voluntad de la persona. Cuando uno tiene certeza desde un punto de vista de control, se cierra a las demás posibilidades y traza un camino ineludible entre sus pensamientos y su vida, creando una realidad auto cumplida.

Así funciona nuestro inconsciente. Guarda información de generación en generación para vivir ciertas experiencias y no vivir otras, porque tiene una certeza basada en la supervivencia.

Desde esta posición parece que vivir en la incertidumbre nos regala más libertad para decidir qué queremos hacer, ver las diferentes posibilidades y decidir conscientemente hacia dónde nos dirigimos. 

Sin embargo, no es fácil, sentir que no sabes lo que va a ocurrir mañana asusta, por eso tenemos que aprender a centrarnos en lo único de lo cual podemos tener una certeza real: este instante.

Aquí y ahora está lo único de lo que tienes certeza. Tu respiración, tus pensamientos, tus sentimientos, el latido de tu corazón, tu corporalidad, tus decisiones y acciones… 

Más allá de aquí está la incertidumbre, pero a más conciencia de lo que haces en el instante presente, menos intensa es, porque tienes certeza de lo que haces ahora.

El control es una ilusión porque en realidad no sabemos nada más allá de este instante. Hay certeza en la incertidumbre, igual que hay incertidumbre en la certeza. 

Entre ambos lados está el camino del medio, el equilibrio entre el pasado y el futuro, tu presente.

 

Héctor Ibáñez
Psicoterapeuta

Recomendamos:

Visita más libros recomendados: